INICIO

Navigation

Los proyectos en los que los miembros del equipo de investigación han participado (como puede comprobarse en los antecedentes de esta memoria y en los CVA) permiten la obtención de información previa respecto a actividades y propuestas didácticas relevantes y deseables, así como sobre grupos de innovación educativa que conectan museo y escuela, abordando la educación patrimonial con finalidades de carácter social, en las que el territorio, el paisaje, la identidad y la ciudadanía son elementos clave.


4.1. Fundamento y enfoque metodológico de la investigación

La perspectiva teórica que se sigue en la presenta investigación es la denominada etnográfica, método de investigación por el que se aprende el modo de vida de una unidad social concreta con un carácter fenomenológico (Deutscher, 2004). Es importante aclarar en este punto que el carácter fenomenológico del modelo etnográfico no debe confundirse con los estudios fenomenológicos, cuya finalidad es la de describir un modelo, sus pilares estructurales, aunque el carácter fenomenológico de la etnografía le proporciona puntos en común, sino que pretendemos entender los fenómenos sociales desde la propia perspectiva de aquellos que viven dichos fenómenos.

Para dar respuesta a esta perspectiva se usa el enfoque del interaccionismo simbólico que genera, principalmente, datos descriptivos, todo ello desde una posición naturalista, ya que el objeto de investigación se analiza desde su posición natural, sin interferencias ni modificaciones, centrando el interés en la situación misma como un proceso natural, único e irrepetible.

Aunque la práctica habitual no es contar con hipótesis relacionales previas (Ruiz, 1999), en este caso se parte de unas tablas de categorías previamente establecidas y validadas en estudios anteriores (Cuenca, 2002; Cuenca, Estepa y Martín Cáceres, 2006; Estepa, Ávila y Ferreras, 2008; Martín Cáceres y Cuenca, 2011), que nos proporcionan las claves de interpretación y de recogida de datos, nos presentan el qué buscar, aunque se concibe como un instrumento abierto, que podrá ser modificado a lo largo de la investigación, para ir recogiendo los aspectos y unidades de información emergentes que vayan surgiendo a lo largo de la misma.

En investigación cualitativa no se pretende generalizar, sino que se parte de que las ciencias sociales nunca podrán ser objetivas porque nunca podrán objetivizar su objeto de estudio (Álvarez-Gayou, 2003), aunque esto no es contrario a la exigencia de la rigurosidad en estos estudios. En concreto esta investigación tiene un carácter microetnográfico, centrada en diversos estudios de caso, a través de la experimentación de diversas propuestas didácticas en diferentes ámbito socioculturales, teniendo en cuenta todas las variables que interfieren en su desarrollo, para de esta forma hacer una representación social de la realidad objeto de estudio, a través de su construcción analítica e interpretativa (Goetz y Lecompte, 1988). La estructura que presenta la investigación se centra en el paradigma interpretativo/naturalista, bajo el cual desde una metodología cualitativa enfocada a partir del interaccionismo simbólico, se centra, fundamentalmente, en dos métodos: el etnográfico y el estudio de caso (estudio instrumental de caso según clasificación de Stake (1998) y según su tipología un estudio de caso evaluativo (Merriam, 1988), utilizando múltiples técnicas para la obtención de datos, como son las entrevistas (estandarizadas y en profundidad), diario de campo, la observación (sistemática y participante), los grupos de discusión (con la participación de investigadores/as y profesionales educativos expertos) y la documentación, materiales y producciones desarrolladas en el proceso de experimentación de las propuestas de educación patrimonial (figura).

Una visión holística caracteriza el planteamiento metodológico general, entendiéndose éste como un proceso integral al mismo tiempo que empático por parte del equipo investigador que realiza este estudio, tanto con la temática de la investigación como con las fuentes y centros educativos y patrimoniales que colaboran en el proceso de investigación. Es por ello por lo que se engloban diferentes aspectos como la comprensión e interpretación del significado de los fenómenos sociales, la explicitación de los valores del equipo investigador, la asunción de la necesidad de integración entre teoría y práctica y el subjetivismo reconocido que, entre otros, son todos ellos identificativos de los estudios cualitativos (Álvarez-Gayou, 2003; Flick, 2004; Wiersma, 2000).